abono

11-Mayo-2019

06

20:00

CONCIERTO Nº 06 ABONO VI - CLÁSICOS (Y) ESPAÑOLES

L. van Beethoven - Obertura “Egmont” Op. 84

J. Rodrigo - Concierto de Aranjuez

Solista: Ignacio Rodes

L. van Beethoven - Sinfonía No. 5 Op. 67 en do menor

Director Titular: Mihnea Ignat

El guitarrista alicantino Ignacio Rodes, discípulo de José Tomás, pertenece a la gran tradición de guitarristas españoles. Sus éxitos en los concursos “Francisco Tárrega”, “Andrés Segovia” o “José Ramirez” entre otros propulsaron su carrera tanto dentro como fuera del territorio nacional. A partir de su brillante debut en el Wigmore Hall de Londres en 1986 ha actuado en los auditorios más prestigiosas del mundo: Alice Tully Hall (Nueva York), Alte Oper (Frankfurt), Auditorio Nacional de Música de Madrid, etc. Ha realizado grabaciones y conciertos como solista con orquestas como la English Chamber Orchestra, Hartford Symphony, Orquesta Sinfónica de Madrid o la Sinfónica de Tenerife. Evidentemente, para la presentación de Ignacio Rodes con la OSCE no podíamos elegir otro concierto que no fuera el Concierto de Aranjuez de J. Rodrigo. El concierto más popular para guitarra y orquesta fue escrito en Paris en 1939 lejos de las tensiones de los últimos coletazos de la Guerra Civil española pero en medio de las turbulencias que estaba generando en Europa la Segunda Guerra Mundial. No obstante, la semilla del concierto se remonta al año 1933 cuando el autor y su esposa pasan su luna de miel en Aranjuez y quedan embelesados por los jardines del Palacio Real. El segundo movimiento del concierto lleva dentro el grito de dolor de Rodrigo por la pérdida de su primer hijo, que nació muerto. La decisión de encuadrar el Concierto de Aranjuez entre dos obras de L. van Beethoven no es casual. Aunque pocos lo saben, la obertura Egmont es parte de la música incidental con el mismo nombre que cuenta la historia del Conde de Egmont, primo del Rey Felipe II. Al oponerse a la implantación de la Inquisición en los Paises Bajos el conde desató la furia de su primo. El III Duque de Alba fue el encargado de capitanear el ejercito español que puso rumbo a Bruselas. Nada más llegar, el duque arrestó al conde que fue condenado a muerte por traición y decapitado. Para redondear la noche y el final del XXX Aniversario de la OSCE no había duda respecto a la sinfonía que debíamos interpretar, La Sinfonía de Destino. Un destino al que damos las gracias por los treinta años pasados y al que pedimos que nos guarde lo mejor para el futuro.